Bluyins es el nuevo proyecto de Beatriz Rivera (FBA 2016), una marca de denim sostenible y customizable made in Madrid hecha por y para mujeres. A través de las últimas tecnologías láser, la firma apuesta por la producción de prendas denim y vaqueros sostenibles, asequibles, cómodas, versátiles y atemporales con tejidos reciclados y algodón orgánico. En palabras de su creadora, “en Bluyins, cada colección está pensada para invertir en uno mismo y para consumir menos y mejor”. 

Beatriz Rivera cursó el Executive Master in Fashion Business Administration en 2016.

¿Siempre habías querido emprender?

La idea surge en octubre 2019 y el proyecto se lanza en noviembre 2020. Después de llevar casi 10 años trabajando en el mundo de la moda regresé a la ciudad donde nací, Madrid. Con mi experiencia en el sector, mis hábitos de consumo han cambiado y mi forma de ver el mundo textil también.

Llevaba años queriendo hacer algo propio, pero no me convencía ninguna idea. Mi inquietud personal por conseguir vaqueros sostenibles con expresión propia dentro de un entorno responsable y servirme de la tecnología como herramienta fundamental para materializar esta idea de forma sostenible, me impulsó a decidirme por Bluyins.

¿Cómo surgió la idea?

Veía que éramos muchas las mujeres que nos pasábamos años buscando los jeans perfectos, que nos hicieran sentir especiales y que se convirtieran en el básico infalible de nuestro armario. Me di cuenta de que, a veces, era complicado de alcanzar y aposté por tratar de conseguirlo. Fui avanzando y llegó la pandemia.

Como a muchos, de alguna u otra forma nos frenó innumerables proyectos personales y profesionales, pero siempre tuve claro que, si tratas de buscar el momento perfecto para llevar a cabo algo, nunca lo encuentras. Algunos de mis amigos y familia me preguntaban con todo el cariño: “Bea, ¿vas a lanzarte a vender vaqueros sostenibles por internet precisamente ahora tal y como están las cosas?”. No me preguntéis por qué, pero siempre vi como una oportunidad este momento y no como una piedra en el camino. Confiaba en la idea y en la forma en la que quería transmitirla.

Uno de los pilares de la firma es la sostenibilidad, ¿cómo se afronta este tema desde Bluyins?

Tenía claro que uno de los pilares fundamentales de mi marca tenía que ser la sostenibilidad. Dentro de la industria de la moda (la segunda más contaminante a nivel mundial), el vaquero es la prenda que más contamina, debido a la cantidad brutal de litros de agua, energía, químicos y demás sustancias tóxicas que se utilizan en su producción (para que os hagáis una idea, por prenda, de media se consumen 80L de agua).

La tecnología empleada durante el proceso de producción de estos vaqueros sostenibles y el EIM SCORE (Environmental Impact Measurement) desarrollado por Jeanologia, nuestro partner de confianza, nos ayudan a reducir el impacto medioambiental de nuestras prendas.

La marca de vaqueros sostenibles Bluyins nació en noviembre del 2020.

¿Cómo funciona esa tecnología de la que hablas?

Por una parte, la tecnología textil nos ha ayudado a sustituir procesos contaminantes en cada una de las etapas de fabricación de los vaqueros por procesos con impacto medioambiental reducido. Por ejemplo, la máquina del láser sustituye al lijado manual de la prenda (que en procesos tradicionales se utiliza para conseguir ese efecto lavado o desgastado de los jeans). Otro ejemplo, para la limpieza de la prenda de diferentes sustancias (proceso de desencolado) utilizamos ozono y no cantidades inmensas de agua y químicos.

Con todo esto y a través de la tecnología e-flow, conseguimos unir confort + sostenibilidad + tecnología y ahorramos mucho tiempo, agua, químicos, energía y, lo más importante, reducimos la exposición de los empleados a altas temperaturas, sustancias tóxicas, mucho tiempo de espera e innumerables enfermedades respiratorias o relacionadas con las articulaciones.

Por otra parte, nos servimos del EIM SCORE, software que mide el consumo de agua, químicos y energía, así como la salud de los trabajadores en los procesos de producción y cómo afectan a la huella ecológica. Midiendo el impacto actual identificamos áreas de mejora y definimos acciones futuras monitorizando todo el proceso para ser más sostenibles. ¡Sin medición, no hay mejora!

Además, Bluyins apuesta por el made in Spain, ¿significa eso que toda la producción se realiza en España?

Así es, producimos nuestros jeans en San Sebastián de los Reyes, trabajando mano a mano con nuestros artesanos.  Apostamos por apoyar a la fabricación tradicional local y por darla a conocer alrededor de España y del mundo a través de nuestros vaqueros sostenibles y demás prendas denim. Realizar colecciones que tengan un buen equilibrio entre confort y diseño es nuestro gran objetivo.

Y, ¿cómo es ese proceso de producción?

De alguna forma, el proceso de creación y diseño de los vaqueros sostenibles hasta su puesta a punto se resumiría en lo siguiente:

En primer lugar, preguntamos a nuestra comunidad de #denimlovers que esperan de nosotros en la próxima colección, qué prendas denim les faltan en su armario o les consultamos dudas que tengamos en cuanto a patrones, colorido, diseño.… 

En segundo lugar, me reúno con mi diseñadora María Castellano y realizamos una tormenta de ideas sobre la temática que nos gustaría seleccionar para la nueva colección y el nº de prendas que la conformarían. El siguiente paso es seleccionar qué prendas y qué diseño tendrán.  Para ello, nos encanta sumergirnos en el mundo que nos rodea: nutrirnos del arte, la cultura de la calle, los pequeños comercios, mercadillos, la gente de a pie. Somos parte de una comunidad apasionada por vivir, haciendo y sintiendo aquello que nos inspira vida. Asistimos a ferias y nos empapamos de las pasarelas para captar bien las tendencias que queremos plasmar sí o sí en nuestros diseños.

Una vez que tenemos claro qué prendas y con qué detalles, seleccionamos el tejido, el lavado, las hilaturas, botones, etiquetas y comienza la elaboración de desarrollos hasta conseguir la muestra final, la definitiva. De ahí, comenzamos directamente el proceso de producción.

Una de las diferencias con el modelo de negocio de otras marcas de vaqueros es la posibilidad de alquilar las prendas, ¿crees que el alquiler de prendas es un nuevo modelo de negocio ha llegado para quedarse? 

¡Por supuesto! Desde hace poco más de 2 semanas, ofrecemos la posibilidad de disfrutar de todas las prendas Bluyins a través del renting. Hemos querido sumarnos a las marcas que confían en esta forma de consumo; queríamos ofrecer a nuestros clientes la maravillosa oportunidad de no comprometerse a nada y de poder ir renovando su armario de forma circular y responsable.

Hace años leía como algunas marcas nórdicas comenzaban a alquilar ropa y me preguntaba si este nuevo modelo de moda por suscripción perduraría en el tiempo. Honestamente, como consumidora no lo terminaba de entender incluso me generaba algo de controversia. ¿Cómo voy a alquilar ropa como quien alquila un coche?

Los residuos de unos pueden ser materias primas para otros, de esto trata la moda circular. Pero, sin duda, somos todos nosotros como consumidores los que tenemos que evolucionar y acompañar este cambio con el objetivo de interiorizar nuevos hábitos de consumo consciente.

A día de hoy, no solo es que esté convencida que este modelo de negocio ha llegado para quedarse, sino que defiendo absolutamente esta forma de consumir moda y no solo para un evento o una ocasión especial, sino para el día a día, como puede ser con unos vaqueros sostenibles.

«En Bluyins, cada colección está pensada para invertir en uno mismo y para consumir menos y mejor”.

Hablando un poco de tu experiencia previa, trabajaste en dos de las empresas de moda españolas más conocidas: INDITEX y LOEWE. ¿Qué aprendizajes sacas tras trabajar en una firma de lujo y una de fast fashion?

Fue fantástica en ambas, de cada experiencia profesional se desprenden innumerables momentos de aprendizaje y muchísimas emociones.

En Loewe estuve 1 año; comencé en una beca en el departamento de compras mientras realizaba el máster en ISEM. Sin duda, mi experiencia en lujo me permitió grabar a fuego lo importante que es el cuidado y mimo más absoluto de cada detalle; lo bonito que es trabajar de la mano de grandes profesionales artesanos que conocen los materiales y tejidos, y la mejor forma de tratar estos materiales y tejidos para conseguir un producto exclusivo, único y duradero; y el valor de la marca España en el mundo.

Poco tiempo después, Inditex me dio la oportunidad de comenzar mi andadura en el fast fashion. No me lo pensé dos veces, cogí mis maletas y me fui rumbo a Arteixo sin saber qué deparaba mi futuro profesional, pero con la mayor de las ganas y la ilusión de estar en la empresa que había soñado desde pequeña.

La experiencia no pudo ser mejor. Después de casi 4 años, puedo decir que soy una afortunada y que aprendí tantísimo… Trabajar en fast fashion me dio tablas, me hizo ver que, aunque no tengas experiencia, todo depende de ti, de la responsabilidad que quieras adquirir y de hasta dónde quieres llegar. La horizontalidad de la empresa me permitió adquirir rápidamente responsabilidad y saber que si quieres algo puedes conseguirlo, pero tienes que trabajarlo, prepararlo, defenderlo y convencer.

Durante más de 2 años fui la responsable de Zara Kids en Centroamérica. Realizamos la apertura de más de 8 tiendas en 4 países y creamos colecciones especiales para estos nuevos mercados. Mi último año y medio en la empresa me aportó otro tipo de aprendizaje, el de llevar un equipo de 10 personas y la cuenta de resultados de Zara Kids en toda Europa. Sin duda, una experiencia 360º apasionante.

¿Cómo te ayudó tu paso por el máster de ISEM en esta experiencia profesional?

De alguna forma, ISEM me permitió comenzar mi andadura profesional en el sector de la moda al darme mi primera experiencia como tal en una empresa del sector, Loewe. El máster me dio una visión global de la moda en su concepto más amplio, desde la materia prima hasta la venta del producto en tienda.

ISEM me ayudó a pensar que, en moda, no solo encontramos vestidos maravillosos en escaparates, sino que detrás hay mucho más. Me ayudó a aprender a trabajar en equipo, a organizarme a nivel gestión, a priorizar objetivos y ajustarme a tiempos, a desarrollar mi capacidad crítica, a manejar bien las diferentes fuentes de datos e información y de lo más importante, a tratar de dar ejemplo a través del comportamiento de uno mismo.

Y en el momento de emprender, ¿te dio las herramientas necesarias para poner en marcha tu proyecto?

Por supuesto, la visión 360 que te da ISEM te permite tocar todas las patas necesarias a la hora de emprender, desde la logística, hasta la comunicación pasando por el comportamiento del consumidor, entre otros.

Desarrollar un pensamiento constructivo a la resolución de problemas es clave para emprender, al igual que desarrollar habilidades de negociación óptimas que alcancen acuerdos satisfactorios con proveedores o clientes, o esa iniciativa o impulso que has de tener si eres emprendedor. La oportunidad que nos dio ISEM de trabajar en un proyecto para una empresa del sector (en mi caso fue Castañer) fue clave para el aprendizaje e implementación de todo lo aprendido.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *